Muy Fácil

Guía para coleccionar
arte para principiantes

Comprar arte puede parecer intimidante y costoso, pero no tiene por qué ser definitivamente así. Es muy parecido a crear ese guardarropa que tanto te gusta, de la misma forma curar tu propia colección de arte puede cultivar tu creatividad y, sobre todo, definir tu estilo. Para seguir algunos consejos para comenzar, acudimos con la prometedora artista británica Caroline Elizabeth Taylor. Ella se distingue por combinar la técnica clásica con la tecnología moderna en disciplinas como la ilustración y diseño de patrones de superficie, y además es colaboradora de Clinique.

Es totalmente posible encontrar el camino hacia el arte que te gusta (y dentro de tu presupuesto). En el actual remolino virtual de imágenes en línea puedes buscar por etiquetas (hashtag) o por casualidad. La necesidad de armar una colección no es nada nuevo y el medio digital no es la única manera de hacerlo. Durante la historia del coleccionismo siempre ha habido amantes del arte, apasionados que siguen a los artistas a las galerías urbanas y a estudios rurales. Continuamente en busca de negociaciones y logrando  acumular distintas piezas con los años. Obras únicas que, por supuesto, subsecuentemente aumentan su valor.

Como resultado final: todos pueden coleccionar arte y eso es algo increíble. Aquí algunos consejos de Caroline:

Confía en tu intuiciónComprar arte debe ser una decisión compulsiva porque simplemente sientes que debes de tenerlo. Hay una conexión, experimentas felicidad, se despierta algo cuando miras una obra o piensas en ella. No solo se trata de llenar un espacio en la pared.

Compra arte que te hable. Deja de lado lo que está de moda, esto debe ser algo 100% personal. Trae a casa tesoros de tus lugares favoritos, de tus viajes. Pero nunca olvides las cosas cotidianas. ¿Estás obsesionada con las flores? ¿La energía de la música en vivo te reanima? ¿Cómo crees que se plasmaría eso?

Busca a artistas nuevos. Si bien algunos artistas no se han hecho de un gran nombre, no olvides que para crear su obra usan el mismo amor, tiempo y talento. Y, una vez que sean reconocidos, podrás poseer una de sus primeras piezas. Ese es uno de los sueño de todo coleccionista.

Localiza las galerías locales. Los espacios pequeños e independientes por lo general cuentan con artistas menos conocidos cuyas piezas son más asequibles.

Busca en las redes sociales. Para encontrar arte oculto a precios bajos, Internet es el lugar para buscar. Instagram, Tumblr, Pinterest y Etsy son todas plataformas que los artistas de la actualidad utilizan para mostrar sus creaciones. Explora por tema, color, tamaño, decide tú.

Piensa más allá del lienzo. Una colección de arte puede ser más que las piezas que se cuelgan en la pared. Textiles, cerámicas, muebles… Todas estas cosas son arte. Rodéate de piezas que realmente ames y expresen tu estilo.

Sé paciente. No fuerces o presiones una adquisición, sin importar cuán grande o pequeña sea. La pieza perfecta te encontrará. Una colección de arte por sí sola evoluciona con el tiempo.

Y no olvides que el arte está en cualquier lugar. “Incluso considero que el maquillaje es un arte”, comenta Caroline. “A medida que mi estilo artístico evolucionó, también lo ha hecho mi maquillaje. Solía ser una artista más libre, lo que se veía reflejado en mi look de belleza ‘incompleto’. Ahora dibujo de una manera más controlada, utilizando mucha fuerza en mis manos. Uso delineadores con mucho pigmento haciendo trazos fuertes”. También ella es muy cuidadosa para dedicarle el tiempo necesario a inspirarse. La flora y la fauna son dos de sus musas; y, si no puede pasar tiempo en el campo, entonces visita los jardines o floristas de Londres. ¡Disfruta la búsqueda!

Fotografía: Benjamin Madgwick | Redacción: Alix Light Perez